Ella vs Compares


¡Hola!

Como la mayoría sabréis, pronto diré  los resultados de los premios Nutella. Pero me haré de rogar y… bueno, os trigo una entrada que encontré en otro blog (aunque un poco personalizada por moi. Su nombre: Ella vs Compares 

PD: Esta tarde o mañana pongo los resultados, lo siento 😦 (¿me perdonaaas?)

Sé que me ganaré grandes enemigas al llamar BETA a Sanz. Pero en muchos de sus temas lo es. Y sobre todo lo es si comparamos uno de sus últimos éxitos, No Me Compares, con uno que ya tiene unos añitos, Y Si Fuera Ella… y no sé si es el paso del tiempo, o más bien el doble rasero que Sanz emplea, según se esté valorando a sí mismo o al resto… Pues sí, querido Alejandro, te voy a comparar… contigo mismo: voy a comparar dos temitas tuyos, para que veamos cómo te las gastas con las chicas…

Podríamos analizar cada uno de estos temas con más profundidad, pero como voy a compararlos, me limitaré a lo esencial.

Veamos.

¿Y Si Fuera Ella?

Empezamos bien… dudando en el título. Principio de vida: Si dudas, es que NO es.

Ella se desliza y me atropella y, aunque a veces no me importe, sé que el día que la pierda, volveré a sufrir por ella, que aparece y que se esconde, que se marcha y que se queda; que es pregunta y es respuesta; que es mi oscuridad, mi estrella.

Parece que no tiene muy claro si la quiere dentro o fuera. Beta total. Vamos, si “no sabes” es que NO QUIERES, así que, querido Sanz, retírate ya y deja de jugar con la pobre chica.

Ella me peina el alma y me la enreda; va conmigo, pero no sé dónde va. Mi rival, mi compañera; que está tan dentro de mi vida y, a la vez, está tan fuera.

Así, con ganas te digo que ella es para mí algo así como un pegote… está ahí, aunque no sé por qué ni para qué, ni hacia dónde vamos. Está totalmente integrada en mi vida, pero yo ya sé que se queda fuera. Y OLÉ. Eso sí… aún no se lo he hecho saber, que no tengo repuesto para la rueda ésta que gira… Vamos, un hombre-Tarzán, de liana en liana, que no suelta a una hasta que la otra no está bien sujeta…
Sé que volveré a perderme y, la encontraré de nuevo pero con otro rostro y otro nombre diferente y otro cuerpo.
Pero sigue siendo ella, que otra vez me lleva; nunca me responde si, al girar la rueda…

Sé que esto se acabará, pero aparecerá otra, con la que me va a pasar lo mismito que con ésta (ostras, Alejandrito, pues no entres, chaval…). Es un claro: “sé que he hecho mucho daño y sé que voy a hacérselo a unas cuantas más”. Pero lo mejor de todo llega cuando dice “sigue siendo ella, que otra vez me llevaUna vez más, chicas, la culpa de todo lo que nos pasa (a ellos o a nosotras, eso da igual) ¡es sólo nuestra!

Ella, se hace fría y se hace eterna; un suspiro en la tormenta a la que tantas veces le cambió la voz.
Gente que va y que viene y, siempre es ella, que me miente y me lo niega; que me olvida y me recuerda. Pero, si mi boca se equivoca y, al llamarla, nombro a otra, a veces siente compasión por este loco, ciego y loco corazón.
Ésta es muy buena. “Si mi boca se equivoca” (la culpa sigue sin ser del todo suya, sino que es de SU BOCA) y me confundo de nombre, ten compasión de mí, que tengo el corazón loco. De tanto girar la rueda, se me ha quedado mareao. Pasan tantas por mi vida que ya ni sé con quién estoy. Marisol tenía el corazón contento, lleno de alegría. Sanz lo tiene traspuesto, el pobre. Tengamos compasión. Y ellas, lagartas, tienen la culpa, que otra vez lo llevan al mal camino. ¡Malvadas!

Sea lo que quiera dios que sea.

Eso. Dios también tiene mucho que ver en todo lo que pasa. No sé qué diría Watson y su conductismo acerca de todo esto… Pero lo importante es que, con lo malo que sucede a tu alrededor, tú no tienes nunca nada que ver… sospechoso… habría que ver qué pasa con lo bueno… seguro que la siguiente canción resulta reveladora acerca de eso…

¡Uy, pero espera que se va a auto inculpar en algo!

Mi delito es la torpeza de ignorar que hay quien no tiene corazón.
Y va quemándome, va quemándome y me quema. Y, ¿si fuera ella? 

¡Qué fuerte! ¿Se puede ser más rastrero? Parece que va a reconocer su culpa en algo y acaba echando de nuevo la culpa al resto: todo lo malo que yo he hecho es no darme cuenta de que hay mujeres “mumalas”… y esto está acabando conmigo.  Aún encima mete la cuña, ¡en busca de compasión!

Ella me peina el alma y me la enreda, va conmigo… digo yo.

Es que me deja sin palabras, en serio: “va conmigo… digo yo”… SIN PALABRAS.


Mi rival, mi compañera, ésa es ella. Pero me cuesta, cuando otro adiós se ve tan cerca. Y la perderé de nuevo y otra vez preguntaré mientras se va y no habrá respuesta: “Y, si esa que se aleja… la que estoy perdiendo… Y, ¿si ésa era? ¿y si fuera ella?”

Pues tío, es lo que hay. Es lo malo de querer estar en misa y repicando, que no se puede saber qué pasa si estás con ella y qué pasa si no lo haces. Pero vamos, ya te voy adelantando yo que, de la manera que la tratas, no es que no sea ELLA. Es que tú no estás “p’anadie”. Como tú mismo dirías: “Te lo agradezco, pero no”. Déjalo ya… sigue jugando unos añitos más en el parque con tus amiguitos, dale a la plastilina y las Plastidecor, cambia unos cromos y ya si eso, cuando alguna responsabilidad te resulte tolerable, vuelves a intentarlo, ¿ok?

Sea lo que quiera dios que sea. Mi delito es la torpeza de ignorar que hay quien no tiene corazón.
Y va quemándome, va quemándome y me quema. Y, ¿si fuera ella?
… a veces siente compasión por este loco, ciego y loco corazón.

Tú, que “sólo” sufres mis desprecios, ten piedad de mí, que por ser un golfo, vivo atormentado…

¿Era? ¿quién me dice si era ella? 

Jajaja… es que no puedo evitar imaginármelo con cara de bobo, como un loco, con las manos en la cabeza, al más puro estilo “grito de Munch” en medio de la calle, preguntándole hasta a las farolas “¿Era?” “¿Era o no era?” Jajaja… si no sabes jugar, no te metas… ¡que te viene grande! Si no te da ni para saber cuál es ELLA, ¿para qué entras? Es como si vas siguientes al basket y no sabes ni botar mientras caminas.
Y, si la vida es una rueda y va girando y nadie sabe cuándo tiene que saltar
Bueno, no lo sabes tú, querido Sanz… hay personas que sí tienen muy claro cuándo deben estar y cuándo no… Existen los hombres verdaderos, ¿sabes? Pero tú no eres uno de ellos y que no lo seas y te metas a romper corazones inocentes sí que es un delito.

Y la miro… y, ¿si fuera ella? ¿si fuera ella? Y, ¿si fuera ella?

Y aquí estamos… pasan unos añitos y CREEMOS que Sanz va viviendo otras experiencias, deja la colección de cromos y nenas… Veamos qué nos cuenta ahora:

No me compares.

El título ya va sentando cátedra. “Cuidao, nena, que yo no soy cualquiera”. Y es que este tema podría estar entre las positivas, que es bueno quererse mucho, de no ser porque el mismo Sanz nos puso a todas las tías en la misma “rueda” de hámster, que va girando y no se detiene y pasábamos todas iguales y se confundía nuestros nombres y aún lo teníamos que comprender porque su corazón estaba, ¿cómo habíamos dicho? Traspuesto (“ciego y loco”, que dice él). Pues eso. Que es muy bueno quererse mucho, si aprendemos a querer a los demás con igual intensidad o, al menos a tratarlos con el mismo respeto que exigimos para nosotros mismos. Como éste no es el caso de Alejandro Sanz, sus canciones van al saco de las negativas.

Ahora que crujen las patas de la mecedora y hay nieve en el televisor, ahora que llueve en la sala y se apagan las velas de un cielo que me iluminó. Ahora que corren los lentos derramando trova y el mundo, ring, ring, despertó, ahora que truena un silencio feroz, ahora nos entra la tos.

Ahora que hallamos el tiempo podemos mirarnos detrás del rencor, ahora te enseño de dónde vengo y las piezas rotas del motor. Ahora que encuentro mi puerto, ahora me encuentro tu duda feroz, ahora te enseño de dónde vengo y de qué tengo hecho el corazón.

¡Cómo no! Ahora que tenemos un ratito, ahora que pareces estar dudando, te echo en cara todo lo que he venido haciendo por ti, que la inversión no era a fondo perdido. AHORA llega el momento de que sepas todo lo que me has costado, nena. Pero mira, ¡mira! ¡Que te traigo hasta las piezas rotas del motor! ¡Tengo pruebas! Bufff… pues si ella ya tenía dudas, al ver lo rastrero de tu jugada, creo que la pierdes fijo.

Vengo del aire que te secaba a ti la piel, mi amor. Yo soy la calle donde te lo encontraste a él. No me compares: bajé a la tierra en un pincel por ti. Imperdonable, que yo no me parezco a él… Ni a él, ni a nadie…

Vengo a vender todo lo que he estado haciendo por ti. Eso ante todo. Y vengo de estar dándotelo todo y mientras yo estaba trabajando en ello, lo conociste a él. No me compares con él, que yo me lo estaba currando, cruzando desiertos por ti. A ver, Alejandro Sanz, ¿quién te ha pedido a ti que bajaras EN UN PINCEL a la tierra? A ver, que seguro que entendiste mal… te habrán dicho que te bajaras del pedestal ése en que te instalaste, te habrán dicho que dieras un poco más de lo que estabas dando, que ya sabemos que amarrao eres rato largo y que te quieres mucho… te habrán dicho cosas así, pero de verdad, piensa un poco… ¿qué pretendías sacar en limpio de “bajar a la tierra en un pincel” por nadie? ¿Te crees que con eso ibas a ayudar a alguien? Pues se ve que mientras bajabas en pincel, olvidaste cerrar la puerta de la cocina o cualquier otra cosa que ELLA necesitaba más que tu bajada en pincel… no sé, un poco de cariño, un “escuchar”… estas cosas tontas que a veces se nos ocurren a las tías… nada serio, como bajar en pincel, ¡eso sí que es grande! (será capaz de no pillar la ironía…).

Ahora que saltan los gatos buscando las sobras, maúllas la triste canción; ahora que tú te has quedao sin palabras, comparas, comparas, con tanta pasión.

Sin palabras no me quedo yo ni debajo del agua. Pero verás, es que a estas alturas, después de que hayas bajao en pincel tengo TANTO que decir que no sé ni por dónde empezar.

Ahora podemos mirarnos sin miedo al reflejo en el retrovisor ahora te enseño de dónde vengo y las heridas que me dejó el amor, ahora no quiero aspavientos. Tan sólo una charla tranquila entre nos. Si quieres, te cuento por qué te quiero y si quieres cuento por qué no.

Ah, ya… ahora que tienes un par de temitas que echarme en cara quieres que hablemos, ¿no? Pues ahora soy yo la que no sabe parar la rueda ésa de la que me hablabas en la otra canción… No me apetece hablar y mucho menos si vienes sentando las bases de cómo ha de ser la charla: sin aspavientos. Vamos, que no quieres discutir, sólo una charla tranquila en la que tú pretendes echarme cosas en cara y que yo trague con todo lo que tienes que decirme… está bien… NI DE COÑA. ¿En serio te creías que me la ibas a colar así de fácil? Y la verdad, ya he encontrado a otro que no baja en pincel, pero me da lo que necesito, así que ahora ya me importa un pito si me quieres o no y mucho menos por qué NO me quieres, que sólo tienes ganas de echarme cosas en cara y ahora mismo me viene un poco mal que me bajes la autoestima. Cuando era yo la que tenía cosas que decirte, estabas muy liado, no sé si bajando en pincel (haciendo lo que tú querías para impresionarme, no lo que yo necesitaba) o girando ruedas, pero el caso es que no me hiciste caso y ahora ya es demasiado tarde.

Vengo del aire que te secaba a ti la piel, mi amor.

OK. Vienes de estar trabajando para mí. Una vez más “te lo agradezco, pero no”… no es eso lo que yo necesitaba.

Soy de la calle donde te lo encontraste a él. No me compares, bajé a la tierra en un pincel por ti. Imperdonable, que yo no me parezco a él…ni a él, ni a nadie…

Que alguien me seque de tu piel, mi amor, que nos desclaven y que te borren de mi sien,

que no me hables, que alguien me seque de tu piel, mi amorque nos desclaven, yo soy tu alma, tú eres mi aire.

Siempre los demás: a ver, que ya me has perdido y nos has separado tú, no nadie más que ha venido a desclavarnos, tú has conseguido que no estemos juntos, tú, que no has querido escucharme cuando yo tenía cosas que decirte… Yo lo intenté, pero estabasvolando en el aire que me secaba a mí la piel… ¡con lo hidratadita que la tenía! No hay más vuelta de hoja.

Que nos separen, si es que pueden. Yo soy tu alma y tú mi suerte, que nos separen, si es que pueden, que nos desclaven, que lo intenten. Yo soy tu alma y tu mi suerte…

¡Nos vemos en unos minutos!

Cob

Anuncios

5 comentarios en “Ella vs Compares

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s